Escuchá la entrevista completa con Demián Martínez Naya, candidato a concejal de Moreno.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Demián Martínez Naya.

-¿Cómo definiría la gestión de la intendenta Mariel Fernández?

Es una gestión que no logrado hacer pie a dos años de haber comenzado y tiene déficits en educación y salud. Lamentablemente, Moreno es un distrito que está muy pegado a la gestión provincial y, al no tener un gobierno que ejecute políticas públicas con seriedad, es muy difícil para la intendenta poder llevar a cabo la gestión municipal.

Click to enlarge
A fallback.

-Cuando recorre los barrios, ¿cuáles son las problemáticas que los vecinos le plantean?

Tenemos problemas desde lo más básico: agua, cloacas, asfalto, educación y salud. Hace 30 años que nos gobierna el mismo color político y, lamentablemente, cada vez estamos peor. En verano tenemos barrios enteros sin agua y en invierno caen muy poquitas gotitas.

-¿Y con respecto a la inseguridad?

Tuvimos problemas muy graves, de hecho, por el coronavirus de las siete comisarías, tres estuvieron cerradas por no tener personal. Hay que recordar que la seguridad es una competencia provincial y no tenemos los efectivos suficientes. A pesar de que han llegado algunos vehículos nuevos no hay personal para manejarlos.

-Recientemente, durante un acto oficial, un jubilado le reclamó obras a la intendenta y la trató de “mentirosa” y “caradura”. ¿Son habituales estos reclamos hacia la jefa comunal?

Es permanente. Es muy difícil para cualquier funcionario público de la gestión municipal o provincial recorrer los barrios con tranquilidad, de hecho, se bajan de sus vehículos, se sacan una foto, y se vuelven a subir porque aparecen los reclamos. Los vecinos están cansados, hay un clima de hartazgo por las promesas incumplidas del kirchnerismo y del peronismo.

-Por último, ¿qué mensaje le quiere dejar a los vecinos de Moreno de cara a las elecciones de noviembre?

Empezamos un camino correcto. El 14 de noviembre el gobierno va a comenzar a tomar las medidas que no está dispuesto a tomar. Hoy vemos una gestión que reconoce los problemas