Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con el presidente del bloque Juntos en el Senado bonaerense, Roberto Costa.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Roberto Costa, presidente del bloque Juntos en Senadores y candidato a concejal de Escobar

Me imagino que más que conforme con el resultado en Escobar.

Sí, por supuesto. Es un resultado importante. Hay que saber escuchar la voz de las urnas, que es la voz del pueblo, y darse cuenta realmente qué es lo que tenemos que garantizarle a la sociedad para que pueda vivir mejor.

Le sacó una amplia diferencia a Diego Castagnaro, que era el candidato del radicalismo. ¿Ahora lo que queda, de cara a noviembre, es trabajar en conjunto?

Por supuesto. El domingo, lo único que sometimos a la opinión de la sociedad toda la conformación de nuestras listas. La sociedad dispuso que hay un ganador, con más de los dos tercios y un representante de la minoría con el 33%, 32%. A partir de ahí se conforma la lista de acuerdo al reglamento y se trabaja para hacer la mejor elección posible.

Yo lo dije de entrada, llevar adelante nuestra lista en Escobar era ponerle el cuerpo a una elección que era difícil pero que era necesaria, trabajar con todo y tratar de mostrar la mayor cohesión posible para poder ser opción de la sociedad y ganar, frenar al kirchnerismo y cambiar el rumbo.

Y bueno, eso sucedió en casi todos los lugares. En otros lugares que son muy fuertes del conurbano, como lo son Escobar y otros tantos, que no se pudo en general lograr una victoria pero que tenemos que trabajar para hacer la mejor elección posible en noviembre.

¿Cuáles son para ustedes los temas prioritarios a tratar en el Concejo Deliberante?

No hay Concejo Deliberante que solucione los problemas de la sociedad. Este es un tema nacional. Hoy estamos en una disputa por los temas nacionales. Hoy el enemigo es la pobreza, el enemigo es la inseguridad, el enemigo es la falta de empleo, el enemigo es la falta de educación, las escuelas cerradas. Ese es el problema de todos los argentinos.

No hay Concejo Deliberante que solucione los problemas de la sociedad. Este es un tema nacional.

Por supuesto, a nivel local siempre hay una calle más, una calle menos, una infraestructura más, una infraestructura menos, pero si no ponemos en marcha la posibilidad de que la gente pueda vivir de su trabajo, tampoco vamos a poder arreglar una calle.

En cuanto a la gran elección que hizo Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires, ¿cómo la analiza? ¿Lo sorprendió?

No, no, para nada. Yo creo que Diego estuvo dentro de los guarismos que esperábamos, que fue una muy buena elección, una elección muy importante en todo lo que es el conurbano, porque es lo que más ve la calidad de vida de la ciudad de Buenos Aires y sienten que un hombre que quiere a la provincia como Diego, que la conoce, que ya mostró sus capacidades de gestión en la ciudad lo puede hacer también en la provincia. Esto es lo que se interpreta, por supuesto.

La novedad del domingo fue el aporte de Manes que es lo que nos hizo hacer la diferencia y ganar las elecciones.

Para mí, la novedad del domingo fue el aporte de Facundo Manes que es lo que nos hizo hacer la diferencia y ganar las elecciones, hay que ser sincero. Y a partir de eso, nosotros ganamos, ellos sacaron menos votos, se integra la lista y los necesitamos a todos en la campaña.

Le iba a consultar por el fenómeno Facundo Manes. ¿Considera que los votos de él irán a Diego Santillo en la elección general de noviembre?

Yo creo que no son los votos de él, son los votos de la sociedad que interpretó una posición dentro de Juntos distinta y que defiende primero a un partido de más de 130 años, que es la Unión Cívica Radical, por eso la diferencia de Facundo Manes se ve principalmente en el interior donde el radicalismo siempre tuvo mayor desarrollo.

Lo llevo al ámbito de Capital Federal. ¿Le sorprendió el fenómeno Javier Milei en las urnas?

No, yo creo que lo de Milei en la ciudad es una necesidad de los jóvenes de una representación con rebeldía. Interpretó la rebeldía de los jóvenes y pudo hacer una elección muy importante, que es una novedad para la política pero un candidato de la derecha que sobreactúa su rebeldía tarde o temprano se ve la realidad de las urnas también.

¿Qué mensaje les deja a los bonaerenses ya pensando en la elección general de noviembre?

Primero, que es un agradecimiento a todos los que fueron a votar porque lo hicieron a pesar de que todavía no estamos todos vacunados y eso es el tema principal. Agradecerle a las autoridades de mesa, a todos los que trabajaron para que se derrolle normalmente el acto eleccionario y a los fiscales de cada uno de los partidos.

Después, a los vecinos, que está bien que (el gobierno) admitan que cometieron errores y que los van a remedar y que lo que no hicieron lo van a hacer, lo único que sí hay que ver que hay una actitud que no cambia, que es la tozudez de pensar que lo pueden hacer solos cuando hay oposición que les dice claramente que el enemigo no es el gobierno.

El enemigo es la pobreza, el hambre, la falta de seguridad, la falta de trabajo, esos son los enemigos. Entonces, nosotros estamos dispuestos a frenar al kirchnerismo para cambiar el rumbo y que eso significa que ellos hay cosas que las hicieron mal que no las pueden reparar.

No pueden reparar el vacunatorio vip, porque encima dijeron que eso no estaba mal; no pueden reparar sus posiciones ante distintas circunstancias como fue lo del planteo constante en contra de la propiedad privada, lo tienen que decir claramente, decir nosotros respetamos la propiedad privada y no vamos a ir en contra de un derecho que la constitución da. No pueden modificar el tema de lo que han generado las organizaciones sociales que en definitiva nadie sabe por qué tienen tantos derechos y tan pocas obligaciones.

Estas son todas cosas que tienen que suceder y que no van a pasar en estos meses. Entonces, nosotros lo que le tenemos que demostrar al electorado es que hemos hecho nuestro mea culpa, que reconocemos nuestros errores y que estamos preparados para cambiar el rumbo y que no lo hace un solo partido pero evidentemente no lo hace el kirchnerismo.

Por no rendirse, por no bajar los brazos, por confiar en que el camino es juntos.