Duro informe de Analogías sobre la económica provincial y el presupuesto 2018 - Grupo La Provincia
24 de Noviembre, 2017

MIN 10 ° C

MAX 20 ° C

Nuestra Revista Edición 160

¿Cómo quedan las Cámaras?

Tras las elecciones legislativas, GLP aborda la conformación del Congreso y la Legislatura de cara...

InicioBuenos AiresDuro informe de Analogías sobre la económica provincial y el presupuesto 2018
Análisis

Duro informe de Analogías sobre la económica provincial y el presupuesto 2018

“Los desequilibrios fiscales se mantienen a la orden del día”, aseguran desde la consultora en su informe económico de noviembre para la Provincia de Buenos Aires.

14

nov

Compartir
Compartir por email

La consultora Analogías difundió su informe económico de noviembre para la Provincia de Buenos Aires.

El mismo hace eje en la situación fiscal y la evolución del déficit primario y financiero, así como de los gastos e ingresos por rubro.

Asimismo, analiza la trayectoria de variables relacionadas con el nivel de empleo, salarios y actividad económica y pone especial atención en el presupuesto de la gestión Vidal para el año próximo.

El informe completo:

Las cuentas no cierran

 

Tras  la difusión de los datos de ejecución fiscal del primer semestre del año se constata que    el déficit fiscal permanece como rasgo estructural de las cuentas provinciales bonaerenses. En los seis primeros meses del año el resultado primario acumuló un rojo de

$ -2.200 millones. Si bien se trata de un tercio del valor registrado en igual período de 2016       ($ -6.300 millones), el resultado financiero -que incluye los intereses de la deuda- muestra que los desequilibrios fiscales se mantienen a la orden del día. Tal es así que el déficit financiero es casi idéntico al del año pasado: -10.800 millones y -10.900 millones, respectivamente. Esto indica que mientras el déficit se mantuvo constante, el pago de intereses aumentó por efecto del sistemático endeudamiento en que ha incurrido el gobierno de Vidal.

Gráfico 1. Evolución de la recaudación, el gasto público, el resultado financiero y del gasto público/PBG (millones de pesos corrientes y porcentajes), 2015-2018.

 

La deuda pública se incrementó en $ 90.000 millones interanual en el primer semestre de 2017, debido principalmente a las colocaciones en moneda extranjera que explican el 69% de ese incremento. Así, la deuda pública se constituye en un pilar esencial para sustentar desequilibrios, que lejos de están de solucionarse.

 

Si el déficit financiero no se incrementó durante el primer semestre fue por la estrategia de contener los salarios del sector público en términos reales (se erogó un 8,2% menos que en igual período del año anterior). Por su parte, la caída del gasto corriente no resultó del mismo orden (-4,7%) en virtud del incremento en el pago de intereses (+36%). Por su parte, el gasto  de capital (+43,9%) se transformó en un vector de crecimiento en el sector de la construcción, alentando el empleo en esa área: en el Gran Buenos Aires se evidenció un 12,5% más de trabajadores en el tercer trimestre de 2017. Se trató de un elemento relevante en el marco  de la contienda electoral.

 

En fin, bajo estas circunstancias resulta interesante advertir que el presupuesto proyectado para 2018 prevé un déficit de $ 30.903 millones, es decir, $ 3.100 más que lo que estima el oficialismo que cerrará este año. El mismo surge de la previsión de incrementos en el gasto de un 15% interanual, mientras que los ingresos lo harían un 15,2%, por lo que el rojo fiscal sería similar al de 2016, aunque 50% superior en términos nominales al de 2015.

 

Los aumentos proyectados de ingresos y gastos se encuentran en línea con la inflación esperada en el presupuesto nacional (15,7%), pero resultarían en un ajuste no desdeñable si el nivel de precios se ubica en torno al 20%. Una cifra factible de esperar si se consideran las rigideces estructurales que persisten para reducir la inflación y que para nada tienen que ver  con fenómenos exclusivamente monetarios como plantea la estrategia oficial. Así, en el caso de un nivel de inflación del 20% y el sostenimiento de un gasto del 15% el ajuste fiscal alcanzaría el 4,2% en términos reales.

 

La provincia de Buenos Aires tiene previsto reducir el peso del gasto público en el Producto Bruto Geográfico, equivalente a una caída de 0,6 puntos porcentuales en 2018 y que alcanzaría el 1,1% del PBG desde 2015. Aunque vale resaltar que en los primeros años de la administración Vidal aún no se advirtieron correcciones en la brecha fiscal.

 

El rubro que más crece en 2018 es endeudamiento (30%), en tanto que los servicios de seguridad y justicia, económicos y la administración gubernamental lo harían todos muy por debajo de la inflación, incluso de las metas oficiales. A tal punto que aumentarían entre un 7,8 y 11,7%. Sólo servicios sociales, a tono con la lógica neoliberal, tiene una proyección superior   del nivel del gasto (17,5%), aunque no necesariamente ello supone que esa erogación de ubique por encima de la inflación.

Cuadro 1. Cierre proyectado del gasto público provincial en 2017 y presupuesto 2018 según finalidad (millones de pesos corrientes).

 

Ante esta situación, las reformas tributarias presentadas por el ejecutivo provincial no van a hacer otra cosa que profundizar el deterioro de las cuentas fiscales. La propuesta incluye la reducción de los ingresos brutos en el sector industrial (de 1,75 a 1,5%), eliminándose para las firmas que facturen hasta $ 78 millones al año. Asimismo, se reduce en la construcción de 4% a 3%, en los comercios de 3,5% a 2,5% y se exime de ingresos brutos a productores rurales que facturen hasta $ 3 millones anuales. El otro punto relevante es la reducción de la tasa del impuesto a los sellos, que se reduce de 3,6% a 2%. Estas reducciones impositivas – vinculadas a la estrategia nacional de reformas impositivas- traerían aparejada una caída en la recaudación de $ 15.000 millones, tal como esbozó el ministro de Economía. Esto sería parcialmente compensado con un incremento en la recaudación de $ 5.000 millones por el aumento en el impuesto inmobiliario: +56% en zonas urbanas y +50% en áreas rurales (exentos los campos de hasta 50 hectáreas y la segunda cuota de los que sufrieron inundaciones). De este modo, el déficit fiscal aumentaría en torno a los $ 10.000 millones de acuerdo a las estimaciones del gabinete económico.

 

De las propuestas realizadas por el poder ejecutivo provincial, se desprende que si bien la deuda pública seguirá siendo la herramienta de financiamiento esencial, también se plantean otras estrategias. Más allá de no estar contemplado en el presupuesto, está latente el reclamo sobre fondos coparticipables a través de la actualización del Fondo del Conurbano. De  volver a representar el 10% del impuesto a las ganancias recaudadas por el gobierno nacional, tales recursos podrían ascender a $ 64.226 millones, lo cual permitiría cubrir con creces el déficit financiero y reducir en unos $ 30.000 millones las necesidades de financiamiento provinciales. Está claro que ello depende no solo de la resolución judicial sino también de las negociaciones políticas con otras provincias en el marco de la reforma impositiva nacional.

Resumen de principales indicadores

 

 

 

Grupo La Provincia

Agencia La Provincia www.agencialaprovincia.info


El contenido de los comentarios es responsabilidad del emisor. Cualquier duda puede Leer nuestro reglamento para comentar.

Seguinos en las redes y serás el primero en informarte!